Ley de Riesgo del Trabajo en Santa Fe o el inicio de la CampaƱa Electoral 2019

2018-07-10

Todo indica que la presencia del Presidente Macri, el viernes pasado en la ciudad de Carcarañá, fue el punto de partida del inicio oficial de la campaña electoral rumbo al 2019, en nuestro territorio provincial.

 
Mientras el Presidente reclamaba, por un lado, y no siempre con los mejores modos y formas, y no lejos de generalizaciones que también provocan naturales adhesiones en contrario, la falta de adhesión por parte de la Provincia a la reforma complementaria de la Ley de Riesgos del Trabajo; desde el Gobierno provincial, ya sea a través  de sus principales referentes (que si bien forman parte esencial en el espacio, cuando uno indaga un poco sobre las cuestiones internas, parecen más lejos entre sí, que las posibilidades mismas de la propia adhesión a la LRT) o de agrupamientos internos de escasa participación efectiva; salieron en bloque a contestarle sobre la defensa irrestricta de los derechos de los trabajadores; como si la adhesión reclamada fuera el punto final en la existencia misma de sus derechos.
 
Ni tanto, ni tan poco...
 
Desde la sanción misma de la Ley 27.348, que complementa la actual Ley de Riesgos del Trabajo, en el mes de Marzo del año pasado, desde las distintas cámaras empresarias, y por supuesto, desde nuestra FEDERACION INDUSTRIAL DE SANTA FE (FISFE), es que venimos planteando primero, reclamando luego, y desesperando posteriormente, por la adhesión de nuestra Provincia; a partir del convencimiento de que dicha norma viene a poner el foco en uno de los temas que provoca mayor distorsión en todo el régimen reparatorio de los infortunios laborales, cual es la alta, y muchas veces, fraudulenta litigiosidad, sumado a la creación de los cuerpos médicos periciales y la adecuada utilización de los baremos.
 
Dicha norma no tiene objetivos mayores, por eso no debe ser merecedora de expectativas mayores. En su caso, dichas expectativas mayores deben estar puestas en la discusión del nuevo proyecto enviado al Congreso sobre la Ley General de Prevención de Riesgos Laborales.
 
Ahora bien, desde el inicio mismo de nuestros planteos, es que venimos sosteniendo que no alcanzaba -ni alcanza- con cualquier tipo de adhesión; sino de una adhesión -y consecuente efectiva aplicación de la reforma en nuestra Provincia- que asegurara los derechos actuales de todos los trabajadores; y por ello, que mientras planteamos la adhesión; requerimos de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) de la Nación, la creación de al menos cuatro nuevas Comisiones Médicas en el territorio  provincial; coincidiendo con las cabeceras jurisdiccionales faltantes, es decir, Santa Fe, Reconquista, Rafaela y Venado Tuerto; sumándose a la ya existente en Rosario.
 
El proceso de creación de dichas Comisiones Médicas ya está en marcha, conforme reuniones mantenidas con los funcionarios de la SRT. Así viene sucediendo efectivamente en las restantes provincias que ya han adherido (Córdoba, Mendoza, Buenos Aires, por citar a las más importantes desde el punto de vista del desarrollo industrial).
 
En el medio de todo ese proceso, es que se generan nuevamente estos enfrentamientos mediáticos, entre quiénes están obligados a consensuar, articular, es decir, en definitiva, gobernar.
 
A más de 16 meses de sancionada la Ley Nacional, estos nuevos cruces mediáticos, no hacen más que exponer brutalmente, el "fracaso de la política", es decir la capacidad de buscar acuerdos y encontrar la mejor solución para todos los sectores involucrados, los del capital y los del trabajo.
 
Hoy el tema, parece distorsionado definitivamente, entre simplificaciones y prejuicios ideológicos; con lo cual las empresas santafesinas -fundamentalmente pymes- seguiremos afrontando mayores costos en las alícuotas del seguro de riesgos del trabajo, pues el objetivo primario de trabajar en la prevención de la salud y seguridad de nuestros trabajadores, ha quedado pulverizado con índices de litigiosidad creciente, que nos confunden a todos y nos alejan de dicho objetivo.
 
Aquellos que dicen defender irrestrictamente los derechos de los trabajadores, empiezan a poner en serio riesgo la continuidad de esas mismas fuentes laborales, y/o la de nuevos puestos laborales, a partir de las decisiones futuras de nuevas inversiones que, seguramente, priorizarán otros distritos con mayor racionalidad.
 
No aceptamos y rechazamos imputaciones simplistas, pues nuestro accionar como promotores del desarrollo industrial, y la valoración del aporte del trabajo en ese desarrollo, forma parte de nuestra gestión diaria; por eso les solicitamos a los actores sociales y políticos que nos demos un debate serio y responsable sobre la significancia de la adhesión provincial a la LRT, y a su efectiva aplicación, asegurando el acceso de todos los trabajadores a Comisiones Médicas cercanas a sus domicilios; y que, posteriormente, en forma conjunta, podamos hacer un seguimiento del funcionamiento de la norma, para evitar nuevas distorsiones, cualquiera fuera el origen.
 
Cuando se silencien los gritos, esperamos que renazca el diálogo y la racionalidad.
 
Walter Andreozzi
 
(°) Miembro Comité Ejecutivo FEDERACION INDUSTRIAL DE SANTA FE - La presente nota es a título personal.
 

Fuente: www.fisfe.org.ar